domingo, 3 de abril de 2011

Post Mortem XXXI



Esta fotografía, de alrededor de 1860, es realmente perturbadora. Observen la pose inusual y desgarradora de la criatura con la cabeza recostada en el regazo de su madre. Los ojos y la boca abiertos le dan un aspecto tétrico. Los cuatro personajes de la foto nos miran fijamente, con sus ojos clavados en nosotros en un instante eterno y congelado para siempre...

4 comentarios:

Lucas dijo...

Me resulta aterradora.

Jardel Melyan dijo...

ojos de cristal que ya no van a ver nunca mas...

Parlanchín dijo...

Gracias por sus comentarios y me gutó mucho tu frase Jardel...

jr_clau dijo...

La verdad que tremenda el rostro de los demas, es como transmiten el dolor de lo ocurrido!