martes, 8 de marzo de 2011

La última copa

Un cementerio quiere quitar la foto de una lápida porque el difunto aparece empinando el codo.



Petra Dumitru, un anciano rumano, está viviendo una extraña polémica después de su muerte que a buen seguro le hará revolverse en la tumba. Y todo por adornar su lápida con una imagen mostrándole bebiendo su bebida favorita.

La foto que ha dejado para la eternidad ha provocado que las autoridades eclesiásticas que gestiona el campo santo se planteen la necesidad de retirarle su última voluntad, por resultar la imagen de un hombre bebiendo “indigna para una tumba”.

Petra le comunicó a su cuñado Stefan, en el lecho de muerte, que quería que la gente le recordara “por los dos grandes amores en su vida: el buen vino y su esposa” (por ese orden).

“Pensamos que una imagen que integrara a ambos le haría feliz, aunque admito que su esposa no se ve muy feliz mirándole como bebe en la foto” afirma Stefan que, como buen cuñado amante del photoshop y compañero de farras, no dudó en invitar al bueno de Petra a su última copa (o la penúltima, que nunca se dice la última).

Vía │ La Información

3 comentarios:

Lucas dijo...

jajaj me parece muy honesto ese señor, se mantuvo fiel a su vicio tanto en la vida como en la muerte.

Parlanchín dijo...

"A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita a una copa."

Edgar Allan Poe

DepresioN dijo...

saludos desde Chile ,primero que nada felicitarte por tu blog ,muy pocas personas se atreven con este arte no tengo mas palabras te invito por mi pagina la musica se mezcla con imagenes tan hermosas .-