jueves, 22 de septiembre de 2016

Post mortem LXXXIX


En esta ocasión estamos ante una antigua imagen que puede fecharse hacia 186 y que muestra al cadáver de una niña de pocos meses con unas lesiones en su cara que seguramente están vinculadas con la causa de su temprano deceso. Quizás sean marcas de alguna enfermedad como la viruela, que tantos estragos hizo en el siglo XIX y en la primera mitad del XX. O bien pueden ser quemaduras o algún tipo de traumatismo horrible que ha quedado retratado para siempre en ese instante triste congelado en el tiempo para siempre...

No hay comentarios: