sábado, 2 de junio de 2012

Sensible desgracia: anciana muerta por un carro



En las primeras horas de la tarde de ayer ocurrió una desgracia en la calle Sarandí frente al número 142, el fatal accidente que pasamos a referir.

Transitaba dirigiendo un carro cargado de verduras Gerardo Marchese, cuando pretendió cruzar la acera atropelladamente la anciana Paula Bagnana, italiana, viuda de 82 años de edad, que fue arrollada por los caballos, cuya marcha fue imposible detener el conductor, de manera que que las ruedas del vehículo le pasaron sobre el cuerpo ocasionándole tan graves contusiones, que falleció momentos después en circunstancias que Marchese la conducía a la botica del Sr. Domingo Falcone, calle Sarandí esquina Alzáibar.

La policía de la 2a. intervino que intervino en el hecho, procedió al arresto del conductor, disponiéndose que el cadáver de la Sra. Bagnara fuera conducido a la Jefatura donde lo reconoció el médico forense de turno, Dr. Tagle. Más tarde el cuerpo de la anciana fue entregado a sus deudos, domiciliados en la calle Zabala Nº 230.

En cuanto al conductor, recobró su libertad a las 9 de la noche por haberlo así dispuesto el Juez de Instrucción Dr, Pastor, en vista de que los testigos presenciales manifestaron que el hecho se produjo de una  manera casual y que Marchese hizo cuanto pudo por evitar el accidente.

De "El Día" de Montevideo; Año XVIII, Nº 4537, 15-IV-1904.


NOTA: No puedo evitar sentir una gran pena por esta pobre señora fallecida en un accidente en las calles de Montevideo de hace 108 años. Me imagino cuanto debe haber impactado esta nota en la opinión pública de la tranquila y pueblerina Montevideo de 1904. Es que en esa época la sensibilidad de las personas era distinta a la de hoy y una nota de este tipo calaba duro en las personas. Hoy, en cambio, hemos perdido esa sensibilidad, esa solidaridad y esa empatía hacia el dolor ajeno que sí tenían nuestros antepasados, menos egoístas que nosotros.

1 comentario:

Pancho (Né Francisco) Bustamante dijo...

Sí, probablemente. Pero también vivían en una ciudad mucho más pequeña por lo que este drama les era mucho más cercano que a nosotros donde pasan, siquiera por razones matemáticas, muchos más accidentes mortales. Muy buen blog, siga trabajando, felicitaciones.