jueves, 5 de enero de 2012

María Luisa Ritter



En los periódicos de Madrid leemos que se ha suicidado en París la notable pianista madrileña con cuyo nombre encabezamos estas líneas.

María Luisa Ritter no era desconocida del pueblo de México; hará diez años aproximadamente estuvo en esta República, donde dio a conocer sus excepcionales facultades para el arte a que se dedicaba, de la que era una sobresaliente sacerdotisa.

De México viajó a París, donde vivía en la actualidad, siempre dedicada al arte musical, habiendo alcanzado ya un envidiable nombre entre los devotos de la música.

La causa que ha inducido a la señorita Ritter a tomar la extrema resolución de quitarse la vida parece, según indican los telegramas que inserta la prensa madrileña, que ha sido el no recibir de Alemania una carta con recursos para trasladarse a Berlín, a donde debía ir en calidad de profesora y concertista.

No recibiendo contestación a las cartas que ella escribió a la capital del Imperio germano, creyó que había fracasado la colocación que tenía ofrecida, y como además padecía de neurastenia decidió quitarse la vida en un acto de desesperación. 

Salió de su casa y tomó un "taximetre" (coche de alquiler), dando al auriga una supuesta dirección; cuando el coche hubo andado algunos metros, la infortunada artista se disparó en el costado izquierdo del pecho un tiro de revólver que, interesándole el corazón, le produjo la muerte casi instantánea.

Hay una nota dolorosa en este suceso. A los pocos instantes de fallecer María Luisa Ritter llegaba la carta de Alemania, causa del suicidio.

La desdichada artista española debía contar treinta o treinta y dos años, era de una belleza singular y poseía una instrucción vastísima.

¡Descanse en paz!


De "El Correo Español" de México, 11 de diciembre de 1906.

1 comentario:

Parlanchín dijo...

Cabe agregar a la nota periodística precedente que María Luisa Ritter durante su estadía en México conoció al escritor Amado Nervo con quien tuvo un fugaz romance. Nervo le dedicó unas dolorosas líneas tras su muerte que en breve voy a publicar.